Compliance y deporte formativo

El deporte no es solo un asunto de salud, es una herramienta para la educación de los niños y niñas. Mejora las capacidades físicas, emocionales y sociales, desarrolla el bienestar humano. Practicar alguna disciplina física desde pequeños sirve para adquirir habilidades, valores y conocimientos que serán de gran ayuda durante toda la vida. Por esta razón cuidar de las instituciones formativas, los clubes y fomentar las mejores prácticas es una inversión óptima de futuro que hay que proteger adecuadamente.

Con la reforma del Código Penal de 2015, tanto los centros docentes como los clubes pueden ser responsables penalmente cuando se cometan hechos delictivos por parte de su personal si no se toman medidas de vigilancia y control. Un mecanismo para la debida protección del deporte formativo son los programas de Cumplimiento Normativo o Compliance, para evitar la comisión de hechos delictivos y reforzar la reputación de la entidad al garantizar eficientemente la protección de los jóvenes deportistas.

En el Programa hay que tener en cuenta la normativa relativa a la protección del menor, con la LO 1/1996 de protección jurídica del Menor, que dispone que para acceder y ejercer como personal en actividades que impliquen el contacto habitual con menores se tendrá que acreditar que no se ha sido condenado por delitos contra la libertad e indemnidad sexual. Para este menester se deberá aportar un certificado negativo del Registro Central de Antecedentes Penales.

Del mismo modo habrá que incluir protocolos de actuación que doten a los clubes de pautas preventivas y paliativas en situaciones eventuales delictivas. Formación del personal, de los deportistas jóvenes y de los padres y madres para que puedan detectar las situaciones de riesgo dentro del ámbito deportivo formativo y disponer de las herramientas necesarias para actuar en caso de detección, tanto para poderse proteger como para, en caso de conocerla, poderla denunciar.

El deporte formativo es un gran activo y hay que ser conscientes de ello. Es necesario tener las mejores herramientas para su mantenimiento, mejora y desarrollo. Valoremos el deporte formativo, protejamos el futuro.

Pau Mestre Costa

Este artículo se publicó el 6/9/2018 en la revista Sant Cugat Magazine

09/18|Blog|